El papá de Justina Lo Cane rechazó la creación de un «mercado de órganos»

Ezequiel Lo Cane repudió este miércoles la creación de una suerte de «mercado de órganos» legal para la donación y pidió «más empatía».

Ezequiel Lo Cane, el papá de Justina, la nena de 12 años cuyo caso originó la ley que cambió el paradigma de la donación de órganos en el país, repudió este miércoles la creación de una suerte de «mercado de órganos» legal para la donación.

Las declaraciones de Lo Cane fueron en clara referencia al discurso de la diputada electa Diana Mondino (de La Libertad Avanza) quien mencionó esta semana que «el mercado de órganos es fantástico», y que se trata de «una transacción» que no siempre implica el intercambio de dinero por el tejido.

«Hay errores conceptuales, hay errores de datos… Una persona que va a tener un rol en el Gobierno y tiene compromiso de ayudar a la gente que lo vota tiene que tener responsabilidad y tener mucho en cuenta lo que sucede realmente«, expresó Lo Cane a C5N.

Lo Cane también señaló que el artículo 23 de la Ley Justina «aprueba el trasplante cruzado, que está basado en el Premio Nobel de Estados Unidos, hay que explicarlo mejor que como se explicó».

Y es que ese «intercambio» de órganos no sucede por una transacción, ni monetaria ni de otro tipo, sino cuando dos pacientes encuentran donante en una persona relacionada con el otro.

Es más, Lo Cane aclaró que «no se compra y vende órganos en ningún lugar del mundo» y resaltó el rol del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), que es «admirado a nivel mundial».

El papá de Justina, que luchó con su familia para la creación de la Ley Justina, que convirtió a todas las personas en donante de órganos salvo que se indique lo contrario, confirmó que la norma «habla de un montón de temas que se pueden mejorar, pero definitivamente prohíbe la venta de órganos porque la donación de órganos… es por amor, como tener hijos».

«Esa sensibilidad, ese humanismo, esa forma de comunicar claramente y no confundir es muy importante, sobre todo si estás hablando de un tema donde está relacionada la vida y la muerte», agregó, y puso como ejemplo que «hay 30.000 personas que hacen diálisis en el país porque sus riñones no funcionan y necesitan un trasplante de riñón, y escuchan declaraciones que los confunden, que los preocupan más de lo que están».

«En un país convulsionado en lo social, económico, en la educación y la salud tenés que tener una responsabilidad muy atada a lo sensible y la empatía», sentenció.

Ver También

Caso Pérez Volpin: absolvieron a los dos imputados en la causa por encubrimiento

El ex director médico del Sanatorio de la Trinidad y una instrumentadora quedaron absueltos en …