Con una abrumadora popularidad, Bukele se encamina a la reelección en El Salvador

El político salvadoreño rompió con varias estructuras de los partidos tradicionales del país latinoamericano y ahora busca su reelección.

Nayib Bukele se describió a sí mismo como «el presidente más cool del mundo» a pocos días de asumir como el mandatario más joven de la historia de El Salvador en 2019, cuando tenía 37 años. En ese momento, el político inexperimentado se propuso romper con todas las estructuras, terminando con décadas de bipartidismo en el país.

Hartos de tanta corrupción e inoperancia de los partidos tradicionales en el país latinoamericano ante el estancamiento económico y el avance de la inseguridad, los salvadoreños eligieron al expublicista. En ese momento, el jefe de Estado salvadoreño despidió a 400 funcionarios, muchos de ellos acusados de nepotismo.  

En este sentido, el político salvadoreño que busca la reelección no le tiene miedo a nada. Para lograr los votos en el congreso y obtener un préstamo de 109 millones de dólares para destinarlo a enfrentar la seguridad, Bukele llenó la sede parlamentaria con militares y policías. «Ahora creo que está muy claro quién tiene el control de la situación», expresó en ese momento mientras afuera una multitud de salvadoreños lo aplaudía ondeando sus banderas.

Entre otras políticas, el presidente salvadoreño impuso el bitcóin como moneda de curso legal y estableció restricciones civiles durante el estado de emergencia para enfrentar a las pandillas. Por esta última medida, Bukele logró tener una imagen positiva del 90% aproximadamente.

A pesar de que la Constitución salvadoreña prohíbe la reelección presidencial, el publicista se postuló sin oposición aparente. Incluso, el importante triunfo de su «guerra» impactó en otros lugares del mundo, tras convertir a El Salvador del «país más peligroso del mundo» a uno de los más seguros de América.

Cuando Bukele era empleado en la empresa de publicidad de su papá, un ingeniero químico de origen palestino, tuvo que trabajar para el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que se encontraba entonces en el poder. Allí se acercó al partido izquierdista con el que en 2012 ganó la alcaldía de Nuevo Cuscatlán, un olvidado poblado cafetalero cerca de San Salvador que gobernó hasta 2015.

Ya que contaba con pocos recursos y casi una nula atención por parte de los medios, Bukele se dedicó a difundir su gestión a través de las redes sociales como la disminución de los homicidios y la donación de su salario para financiar becas universitarias. Por este motivo, ganó la gobernación de la capital hasta 2018.

En San Salvador, ganó mucho apoyo por sus obras como la revitalización del centro histórico y la construcción de una biblioteca local. En octubre de 2017 fue expulsado del FMLN, por causar divisiones en la organización y violar los estatutos del partido, acusaciones que él rechaza.

En 2019, al no poder consolidar su propio partido Nuevas Ideas, Bukele se juntó con el derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), con el que logró hacerse de la presidencia del país. Durante su campaña prometió terminar con la corrupción, aunque él mismo fue investigado por la Fiscalía por supuesto lavado de dinero y evasión fiscal durante sus mandatos como alcalde.

Ver También

Candelaria Tinelli y Coti Sorokin dieron el sí quiero

Candelaria Tinelli y Coti finalmente se casaron en una estancia de lujo haciendo juego con …