Obsesionado con la inflación de marzo, ahora el Gobierno apuntó a los supermercados por las promociones

Caputo recibió a los representantes del sector y les reiteró el pedido hecho a empresas productores sobre una rebaja en los precios de lista.

El Gobierno nacional parece obsesionado por la inflación de marzo y tras el pedido a las empresas alimenticias, ahora les reclamó a los supermercados que revean sus políticas de promociones porque enmascaran la caída de la inflación.

Los representantes de las cadenas de venta fueron convocados al Palacio de Hacienda por el ministro Luis Caputo, a quienes les trasladó las mismas preocupaciones que había esgrimido la semana pasada.

Estuvieron directivos de Coto, Carrefour, La Anónima, Cencosud Chango Mas y Día.

Fieles a sus costumbres, los supermercadistas le dijeron al anfitrión que ellos “no son formadores de precio” y que sólo “trasladan” lo que les llega desde sus proveedores.

Pero Caputo no se metió en el valor de los bienes sino en la política de las góndolas que ellos manejan.

Los supermercadistas explicaron que la injerencia de ellos es limitada. Las promociones de la cadena tienen que ver con la competencia a través de sus marcas propias y de los acuerdos que puedan alcanzar con entidades bancarias. Y dejaron bien en claro que “el 2 x 1 o el 2° al xxx %” viene del lado de las empresas.

MARZO, EL MES QUE PREOCUPA

Tanta es la preocupación que el presidente, Javier Milei, reforzó la idea durante una entrevista televisiva.

Y los números que se están conociendo justifican la inquietud. El presidente y el ministro de Economía saben que marzo es un mes difícil con una estacionalidad muy fuerte en materia de precios.

El jefe de Estado reiteró que la inflación de febrero estará en torno al 15% -el Indec da a conocer este martes el resultado oficial- y el temor es que en marzo se estanque la desaceleración que se expresa desde el 25% de diciembre y 20% de enero.

Por eso tanto Milei como Caputo le están pidiendo a productores y vendedores que ajusten las listas para que los inspectores del Indec capten la caída de precios.

“Marzo va a ser muy complicado porque tiene un tema de estacionalidad muy denso, pero no descarto que en abril haya una fuerte caída de la inflación”, consideró Milei.

Luego admitió que en la primera semana de marzo hubo una aceleración del precio de los alimentos, pero explicó que es un síntoma estacional.

“(El aumento) Es menor al de la primera semana de febrero, que había sido menor al de enero. En la primera semana siempre sube”, explicó el presidente.

Cabe recordar que el Gobierno desactivó todas las regulaciones que operaban desde la Secretaría de Comercio y apuntaban a controlar los precios.

En otro orden, en la dependencia que dirige Pablo Levigne están terminando de confeccionar el primer informe de cómo funcionó el programa Cuota Simple durante febrero.

El primer despunte no estaría siendo todo lo positivo que el Gobierno esperaba. La caída del consumo a partir de la pérdida de poder adquisitivo no pudo ser compensada por este programa que reemplazó al “Ahora 12″.

CEPO

En otro orden, Milei anticipó que es prudente con la salida del cepo porque si bien estaría en condiciones de hacerlo en este momento, la decisión conlleva un alto riesgo de provocar una hiperinflación.

“Para levantar el cepo necesito US$ 15.000 millones para estar tranquilo. Hacerlo ahora es riesgoso y prefiero ir con paso seguro”, aseveró.

En ese “paso seguro” que señaló Milei se incluye el saneamiento de las cuentas públicas y con ese objetivo la Secretaría de Finanzas está desarrollando un canje de deuda.

La operación está abierta hasta este martes a las 15 y apunta a cambiar bonos que vencen en 2024 por $ 55,4 billones por títulos a pagar en diciembre de 2025, 2026 y 2027.

El 70% de estos papeles está en manos del sector público, de acuerdo a la información del Ministerio de Economía, lo cual da una base importante para garantizar el éxito de la operación.

Para la porción en manos del sector privado, Finanzas armó un menú de opciones con incentivos que dejan una ganancia adicional de entre 3% y 5%, respecto de las condiciones actuales.

Para la consultora Romano Group “es un evento muy importante para armar las bases y desarmar los controles de capitales”. “El éxito puede ser fundamental para salir del cepo, evitar volatilidad en la brecha y tener espacio para manejar la tasa”, señaló.

Por su parte, Portfolio Personal Inversiones señaló que “uno de los riesgos más grandes a la hora de normalizar el mercado cambiario era afectar la demanda por deuda en pesos, y, por lo tanto, el refinanciamiento de las licitaciones del Tesoro”. “De esta manera, si el equipo de Finanzas es exitoso en esta conversión, la probabilidad de comenzar la normalización cambiaria aumenta”, indicaron.

Ver También

Cómo es la reforma laboral que la UCR le entregó al Gobierno

El Gobierno intentó aplicar una reforma laboral por decreto que chocó de frente con los …