Linda Caicedo: el camino de la ganadora del NXGN 2024 femenino

La colombiana de 19 años fue votada como la mejor futbolista joven del mundo tras mostrar en los grandes escenarios cuán especial es.

Cada prodigio del fútbol tiene ese momento en el que se anuncia al mundo, cuando pasa de ser una promesa joven a un talento serio en el radar de todos. Para Linda Caicedo, la ganadora de NXGN 2024, ese momento llegó en el escenario más grande del fútbol femenino, en la Copa del Mundo del año pasado.

El marcador estaba empatado a cero cuando el reloj estaba a punto de llegar al minuto 53 del partido de fase de grupos de Colombia con Alemania, uno de los grandes favoritos para ganar el torneo. Pero era el equipo sudamericano el que dominaba cuando el balón llegó a Caicedo sobre la izquierda del área y la delantera rompió el empate de una manera verdaderamente especial.

Sara Dabritz la esperaba de frente y Svenja Huth se acercaba a toda velocidad para marcara, pero Linda esperó el momento perfecto para esquivar a una, cortar hacia adentro de la otra y ejecutar un hermoso tiro con efecto que voló perfectamente hacia la esquina superior del arco de Merle Frohms.

Inmediatamente, la joven de 18 años se alejó y corrió hacia la multitud cafetera, una platea abarrotada de amarillo de Colombia y la ocasional camiseta morada con temática espacial que la prodigio adolescente lucía al marcar un gol que más tarde sería nominado para el Premio Puskas de la FIFA. Los fanáticos eran una razón tan importante como cualquier otra para querer asistir a los partidos de Colombia durante ese Mundial, por el increíble apoyo que brindaron a su representativo a 10.000 kilómetros de distancia de casa. Y Caicedo les había dado una razón para creer que este podría ser un mes verdaderamente mágico en Australia.

A veces, estos momentos de brillantez individual resultan ser destellos aislados y los talentos prometedores que los producen pueden no cumplir con la expectativa que los sigue. Pero Caicedo no muestra signos de ir en esa dirección. Más bien, todo lo contrario. De hecho, en este momento no hay una joven en el fútbol femenino que sea tan cautivadora como la extremo de Colombia y el Real Madrid.

Rompiendo barreras

La llegada del reconocimiento a Caicedo se aguardaba desde hacía tiempo, porque la talentosa futbolista ha estado rodeada de una increíble expectativa desde su aparición en la liga colombiana cuando tenía 14 años. Fue a esa tierna edad que debutó con el América de Cali, con un gol incluido en el estreno y con el premio a la goleadora del campeonato al finalizar la campaña, que las Diablas Rojas coronaron con el primer título de liga de su historia.

Los récords que Caicedo rompió esa temporada fueron increíbles: fue la jugadora más joven en jugar en la Liga Águila de Colombia, la goleadora más joven de la historia de la competición y la nominada más joven para el premio de Jugadora del Año. La única decepción en su primera campaña en el primer equipo fue que no pudo ayudar al América en la Copa Libertadores y se vio obligada a ver desde la platea cómo el equipo caía eliminado en semifinales, porque la reglamentación de la CONMEBOL no permitía la participación de menores de 16 años en el certamen.

Después de ese primer año, Caicedo tomó una polémica decisión y se fue del América a su rival de la ciudad, el Deportivo Cali. El movimiento atrajo mucha atención y cobertura mediática y la expectativa que crecía a su alrededor solo aumentó cuando Marco Caicedo, el presidente del club, reveló en una entrevista radial con Univalle Estereo cuál sería el siguiente paso de la adolescente: «Linda Caicedo es una estrella del fútbol y logramos ficharla por un año. El contrato se hizo de esta manera porque luego irá a jugar al Barcelona en España».

Piedras en el camino

Si Caicedo hizo bien en no dejarse absorber por toda esta emoción a su alrededor, entonces ¿cómo describir en palabras la fuerza que tuvo para superar la batalla que enfrentó antes siquiera de debutar en el Deportivo Cali? A los 15 años, la gran promesa colombiana fue diagnosticada con cáncer de ovario.

«En ese momento pensé que no podría jugar profesionalmente de nuevo, debido a todos los tratamientos y cirugías por los que tuve que pasar», le dijo a FIFA. «Mentalmente, fue un momento muy difícil en mi vida. Estoy eternamente agradecida de que sucediera cuando era muy joven. Pude recuperarme, también tuve el apoyo de mi familia y ahora me siento muy bien. Lo que sucedió me hizo crecer. Me siento agradecida y feliz de estar aquí», reflexionó.

Una manera increíble de analizar lo que debe haber sido un momento tan aterrador. Y sin dudas hace que su ascenso a la cima del fútbol mundial sea aún más admirable e inspirador.

Lista para más

Una vez que Caicedo estuvo lo suficientemente bien para regresar al fútbol, lo hizo casi de inmediato: volvió al campo de entrenamiento con el Verdiblanco días después de su última sesión de quimioterapia, una vez que fue declarada libre de cáncer. La manera en que regresó a su nivel después de esos seis meses fuera también fue bastante notable.

En su primera temporada completa con el club, en 2021, marcó nueve goles en 18 apariciones, incluidos cuatro en igual cantidad de partidos en su primera experiencia en la Copa Libertadores. Suficiente para convertirse en la máxima goleadora de esa temporada y ganarse un lugar en el Equipo Ideal del torneo, además de haber sido decisiva para que el Deportivo Cali obtuviera el título colombiano.

En este punto, parecía que Caicedo ya había conquistado y superado su país de origen. También estaba empezando a dejarlo claro en las selecciones nacionales: en 2022, a los 17 años, Caicedo ayudó a Colombia a llegar a tres finales importantes en el Sudamericano Sub-17, el Mundial Femenino Sub-17 y la Copa América.

En la competición continental quedó definitivamente claro que Linda estaba lista para llegar a una de las ligas más importantes del mundo. Caicedo recibió el Balón de Oro del torneo e incluso fue nombrada MVP de la final, a pesar de que Colombia perdió 1-0 ante Brasil.

Hora de ser una Galáctica

La esperada transferencia rumbo a Europa ocurriría sólo unos meses más tarde, apenas pasó su cumpleaños número 18. Sin embargo, su destino no fue el Barcelona, como había dicho Marco Caicedo, sino su gran rival, el Real Madrid, que había incursionado en el fútbol femenino recién en 2020.

En la capital española, la joven cafetera está mejorando y desarrollándose a un ritmo bastante rápido. Forjada desde pequeña como una delantera directa y goleadora, Caicedo está empezando a entender cómo impactar en el ritmo de un juego, aprendiendo que no siempre es necesario correr de frente hacia las defensas rivales y reconociendo el caos que puede causar cuando se desplaza hacia el centro tras partir desde el extremo.

Caicedo todavía está en la etapa de pulir su juego, especialmente en el aspecto sin el balón, pero el tiempo ciertamente está de su lado y los avances que está logrando son evidentes y muy promisorios.

Forjada para los grandes momentos

El Mundial del año pasado fue un vistazo de la superestrella en la que Caicedo podría convertirse en el futuro. Como ha sido cierto en tantos momentos a lo largo de su carrera, habría sido fácil para ella derrumbarse bajo el peso de las expectativas, especialmente como una joven de 18 años que hace su debut en el escenario más grande del fútbol.

Pero la joven delantera destacó en ese ambiente de presión y disfrutó la oportunidad de brillar frente a los miles de aficionados colombianos que hicieron que Sydney, Perth y Melbourne se sintieran como Bogotá, Medellín y Cali. «Ha sido realmente increíble,» dijo a Optus Sport sobre ese apoyo. «No esperábamos que fuera así. En cada ciudad de Australia nos estaban apoyando en nuestros hoteles, aeropuertos y estadios.»

Si alguien necesitaba pruebas para demostrar que esta prodigio adolescente podía rendir cuando realmente importa, entonces las actuaciones de Caicedo en su primer Mundial lo demostraron: dos premios a la Jugadora del Partido, dos goles (uno, el ya mencionado a Alemania, fue nombrado Gol del Torneo) y una asistencia, todo mientras ayudaba a Colombia a disfrutar de su mejor actuación histórica en la Copa del Mundo Femenina.

Una advertencia a considerar

Pero la Copa del Mundo también fue una advertencia: dos días antes de que Colombia enfrentara a Alemania, Caicedo se desplomó durante un entrenamiento. «Linda está muy cansada», dijo un miembro del cuerpo médico de la Federación Colombiana. «Lo que sucedió fue solo un síntoma de todo el estrés y las exigencias físicas. Ella está bien y todo volvió a la normalidad», minimizó.

Hacia el final de ese partido, la jugadora pareció estar nuevamente a punto de colapsar, pero Angelo Marsiglia, entrenador asistente de Colombia, no se mostró preocupado al hablar con la prensa después del juego: «Sabemos que Linda tuvo algunos problemas en el pasado, pero no hay nada de qué preocuparse. Estaba muy cansada, por supuesto. Tenía el ritmo cardíaco acelerado, pero eso no fue un problema y decidió continuar y terminar el juego». En ese momento, se criticó mucho al cuerpo técnico colombiano por lo que muchos consideraron una gestión irresponsable de la situación y por no poner la salud de la jugadora en primer lugar.

Caicedo fue exprimida por la Federación Colombiana en los 12 meses previos a la Copa del Mundo: durante ese período participó de cinco torneos importantes para tres selecciones nacionales diferentes (la Sub-17, la Sub-20 y la absoluta), todo mientras se enfrentaba a una liga más competitiva y exigente con el Real Madrid en España.

Ahora que ya está establecida como una estrella, es poco probable que sea utilizada por los combinados juveniles de su país en el futuro, pero esto sigue siendo una advertencia a tener en cuenta: la salud de una jugadora siempre debe estar primero.

Un talento generacional

No son sólo Colombia y el Real Madrid quienes esperarán que la chispa increíblemente brillante de Caicedo no se apague. La delantera tiene el potencial para ser una superestrella genuina que emociona a todo el ambiente del fútbol, no únicamente a los equipos para los que juega. De hecho, sus contribuciones podrían ayudar a dar un impulso fenomenal al fútbol femenino colombiano, tal es la forma en que parece trascender el deporte en su país natal.

A los 19 años, Caicedo ya es un verdadero placer de ver, el tipo de futbolista cuyos partidos buscas activamente solo para poder ver sus momentos de brillo individual. Ojalá continúe así por mucho tiempo.

Ver También

Cómo es la reforma laboral que la UCR le entregó al Gobierno

El Gobierno intentó aplicar una reforma laboral por decreto que chocó de frente con los …