La iglesia expresó profunda preocupación ante la ola de despidos producto del ajuste de Milei

En su tradicional mensaje de Pascua, la Iglesia llamó a la «solidaridad» ante las personas que se quedan sin trabajo en medio de la delicada situación que atraviesa el país.

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, pidió este sábado evitar la «indiferencia» ante la ola de despidos producto de la crisis económica y el ajuste que está llevando a cabo el Gobierno nacional. A comienzo del fin de semana extra largo llegaban los telegramas de cesantías de contratos en el sector público y en los próximos días se sumarán miles de empleados que se sumarán a la lista de desocupados.

En este sentido, el máximo referente de la CEA manifestó: «Cuánta falta nos hace (la solidaridad) en este tiempo de emergencia, en este tiempo de crisis, en donde cuesta tanto la vida de cada día. ¡Cuánta falta nos hace la solidaridad!”.

«Hemos recibido últimamente en la Conferencia Episcopal grupos de personas que quedan sin trabajo, gente que queda como al costado del camino. Es tremenda esta herida», subrayó el sacerdote. En tanto, el Obispo hizo un llamado a que «no nos gane la globalización de la indiferencia» ente las personas que pierden el trabajo.

«El día que nos gane la globalización de la indiferencia, el día que se nos endurezca tanto el corazón que no tengamos sensibilidad para estos hermanos y hermanas que quedan sin trabajo, ese día, no nos podemos llamar más cristianos. Ese día vamos a decir ‘nos ocupamos solamente de nosotros mismos, los demás, ¿qué importa?’. Pidámosle al Señor esta gracia de descubrir con una imaginación nueva la caridad cristiana», sostuvo Ojea.

Además, el titular de la CEA aseguró: «Siempre la Pascua nos da una nueva creatividad para poder crecer en el amor, para poder crecer en la caridad. El Papa Benedicto nos enseñaba que la fe que es un don de Dios. La fe nos libera del aislamiento del yo y nos lleva a la comunión. Pero todo acto de fe es en sí mismo, y como tal encuentro con los hermanos. Es un acto que me lleva a ser más responsable de la vida de los demás».

«Pidámosle al Señor renovar esta fe que la necesitamos tanto, agregó “el agua nueva del bautismo refresque toda nuestra alma para poder redescubrirnos en el amor y de este modo crecer como personas y como cristianos. Muy felices Pascuas. Que Dios los bendiga», concluyó el prelado.

Ver También

Tragedia en Roldán: Primer Fallecimiento por Dengue Sacude a la Ciudad

En un devastador giro de los acontecimientos, Roldán enfrenta su primera víctima mortal por dengue …